Aprender de nuevo, reinventarse

Hace poco más de 10 años le dijeron a mi mamá -que trabaja como administrativa- que iban a llevar computadoras a su oficina. Ella, preocupada porque el asunto la agarrara desprevenida, se anotó en un curso de “Computación” en una academia chiquita cerca de casa.

El profe le daba clases persoanlizadas (ella había pedido que fuera así porque estaba muy insegura de cazar la onda) y le ponía ejercicios semanales para hacer durante la hora en el instituto y otros en casa. Siempre nos acordamos de algo que este profe hacía cuando mi mamá presionaba la tecla equivocada y las cosas no salían como se esperaba:

– ¡NOOO! María del Carmen qué hiciste???!!! Uhhh! Y ahora cómo vamos a hacer!!!

Imaginen el sustazo de mi vieja. Pensaba que la compu iba a explotar, como mínimo. Y el chaval la dejaba unos minutos en suspenso… hasta que iba y apretaba “Ctrl + Z” (o lo que se usara en ese entonces) y las cosas volvían a la normalidad.

Pasó el tiempo y mi madre siguió haciendo cursos, usando la compu en casa y superando obstáculos. Pero creo que todavía no se le fue el “miedo” a meter la pata con la máquina y no saber qué hacer.

Eso es algo que traemos la mayoría de los que estamos cerca de los 30 o superan esa edad. Esa noción de “No toqués que vas a romper” o de “Cuidado con equivocarte porque no vas a poder volver atrás”. Algo que, dependiendo de la personalidad de cada uno, se va superando con el tiempo, o cuesta muchísimo romper.

Hoy la clave para aprender a familiarizarse con herramientas de la Web es tocar, equivocarse, borrar, volver a empezar, reiniciar y dale de nuevo. No hace falta un “curso” para subir videos a YouTube, tener un perfil en Facebook o postear Twitter. Sí hace falta animarse a hacer clic en enlaces que quizás vemos por primera vez, leer o preguntar a alguien cómo sigue la cosa y experimentar. Practicar una y mil veces.

Claro que para aceptar esa forma de aprendizaje “no formal” hay que tener ganas o, más simple todavía, ser capaces de comprender que las herramientas no nos esperan, sino que van evolucionando y cuanto más temprano nos adaptemos a ella, mejor parados nos van a encontrar. Perder el miedo a NO SABER, reconocerlo e investigar.

Ayer estuve en una sincrónica del curso Reinventate2.0, del que me enteré por Agustín, y que no he podido tomar completo por falta de tiempo. Pero la esencia es la misma, poner lo que hace falta de nuestra parte para romper con ese preconcepto del “no sé” y hacerse amigo de lo nuevo, porque es la mejor forma de encarar un cambio.

En fin, nada más reflexiones que ya fueron machacadas y teorizadas con más profundidad por pensadores contemporáneos con más destreza que yo. Y de paso, esta canción que me sonó relacionada al tema y que nos puso el último día de clases una profe de Lógica en sexto año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s