72 horas de amor

fotisViernes, sábado y domingo. Este fin de semana ocurrió uno de esos momentos que serán hitos en mi vida: la boda de unos queridísimos amigos.

Feliz de tener tiempo para acompañar a los novios en esos días únicos e irrepetibles, disfruté de:

dibujar, pegar, adornar, y conocer el backstage; luego acicalarme y manejar decenas de kilómetros bajo la lluvia para llegar y cantar, llorar, bailar, beber y comer; al día siguiente dormir poco, despertar y revolver en las anécdotas de la noche anterior, tomar mate con la “mesa dulce” que quedó y planificar visitas a la nueva casa.

Más que decir lo grandiosa que fue la fiesta, me llena de felicidad conocer a personas que se eligieron y comprometieron con el sueño de estar siempre juntos. Eso no es poco, eso es un segundo milagro, después del milagro mismo que es en sí el amor correspondido.

Hago votos por la felicidad actual y futura de mis amigos. Qué bueno vivir como esta gente🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s