Cómo dar abrazos a la distancia

Magui me hizo un hermoso regalo de cumpleaños: el CD Mudras – Canciones de a dos, de Pedro Aznar. Fue la cortina musical con la que escribí una nota muy importante que quizás no vaya a convertirse en la reina de los clics. Una nota (inédita aún) que habla de las redes sociales más primitivas, las de la familia.

El jueves que pasó compartí mi tarde con muchas familias: la de los padres con hijos en el exterior del Cepram; la mía más chiquita -papá y mamá-; la “hermosa”, fundada por mi hermano, su esposa y sus dos hijas, durante el cumpleaños de la mayor (y sus veinte amiguitos del secundario); y la elegida, la de los amigos.

Voy a referirme a la primera porque me impactó el impacto de la separación en la estructura familiar. El grupo Alas del Cepram lanzó un blog para compartir sus vivencias y sus estrategias para superar el famoso “nido vacío”. Venciendo los prejuicios, además de haber aprendido a chatear con webcam para conocer a sus nietos que viven a miles de kilómetros de distancia, se convirtieron en bloguers.

La psicóloga que los coordina me habló de la importancia de conservar y construir las redes sociales a la distancia; que de otra manera una persona no puede estar bien, aunque viva a una cuadra de El Corte Inglés y gane lo suficiente para visitarlo con frecuencia a changuito lleno.

El duelo por la distancia puede demorar hasta dos años y se lo enfrenta de diversas formas, es crucial entender que la familia no se desarmó, sino que hay que construir otra forma de vincularse. La especialista laburó junto a los padres para que eso que suena tan bien se haga realidad, y al fin darle un tiro de gracia al demonio de la distancia.

Escucho y leo a diario tantas gansadas acerca de las redes sociales que me devolvió el aliento saber que el origen y fin de todo esto no es el ocio creativo de los adolescentes o las pocas ganas de invertir mejor el tiempo de vida que tenemos.

Saber que las redes sociales no nacieron con Internet, ni se las construye siendo miembro de número de Facebook, Orkut o MySpace. Pero que el medio es tan importante como para cambiarle la vida a una familia que no se puede abrazar todos los días. Eso, simplemente, me resultó genial.

10 thoughts on “Cómo dar abrazos a la distancia

  1. “pasen y vean que lindas tolderías”
    “Juegos low fi para mundos 2.0”
    El concurso de obras artísticas en blogs del Festival RESONANTE

    El Festival Resonante te invita a participar del concurso de obras artísticas en blogs “Juegos low fi para mundos 2.0”. Queremos proponerte que desde tu propio espacio en el mundo blogger, flogger y la red en general crees una obra artística.
    En la obra que realices para “Juegos low fi para mundos 2.0” podes contar desde tu propia perspectiva que es para vos la “interacción”.
    Las bases del concurso en:
    http://www.resonantefestival.blogspot.com
    http://www.fotolog.com/festiresonante
    http://www.myspace.com/festiresonante
    http://www.flickr.com/photos/festivalresonante

    POR FAVOR DIFUNDIR!!!!!!!!!!!!

  2. Ví la nota en Lavoz.com.ar y me gustó mucho, Ceci. Gracias, en nombre de todos los que tenemos seres queridos dando vueltas con la Tierra en una alegre musiquita que se nos queda todos los días pegada en la cabeza. Todos los días uno se levanta pensando si el hermano, la hermana, la prima, estarán bien por ahí. Si no tendrán frío, si usarán paraguas cuando llueve, si tendrán hombros donde llorar y bocas con las que reir, si comieron hoy, si están cansados y quieren dormir. El que no sabe de esto, no sabe que es un poco como tu antiguo post “algún día sabrás lo que ha sido vivir googleandoté”. Y sin desmerecer la realidad de las redes sociales, cualquier red sirve para esto: una red es aquella que no te deja caer. Felicidades a todos los equilibristas que se la juegan.

  3. En 1990, me sentaba en la pirca de mi casa, día tras día. A veces solo, a veces con mi hermana, y esperábamos. Llamábamos a Argentina una vez cada quince días, una vez cada uno. Era muy caro y la situación económica no lo permitía. Así que sentados, al sol, esperábamos, al cartero. Y de vez en cuando aparecía, con dos o tres cartas.

    Quince días tardaban. A veces veinte.
    Las noticias se hacían desear y lo inmediato escrito era pasado al ser leído.
    Que sensación hermosa la de leer a los amigos, y la de esperar ansioso, abrir con alegría esas cartas.

    Los abrazos abrazaban con tinta, doblados y desplegados.
    Ahora abrazan rápido, llegan casi al instante, uniformados en verdana, o arial.
    Y abrazan igual, porque atrás de la forma tipográfica está el teclado y detrás del teclado el humano que buscando seguir en contacto aprende y se comunica (y abraza).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s