Las momias de Llullaillaco *

Hoy en día perforamos sus orejas y rapamos su cabeza al nacer, les imponemos clases de idiomas y deportes desde que se sostienen en pie hasta la rebelde adolescencia. A sólo cientos de kilómetros de nuestra geografía, hace siglos, los incas santificaban a sus niños.

Su ofrenda más infinita era enterrarlos vivos para que los encontraran los dioses en la trascendecia y sellaran así la unidad entre los pueblos.

Así es como detenidos en ese sueño eterno que cubrieron las piedras de la cordillera, los niños momificados en el volcán de Llullaillaco aparecen hoy como uno de los imanes para quienes visitan la ciudad de Salta por primera vez.

El Museo de Antropología de Alta Montaña sirve de escuela interactiva para instruir a turistas y expertos en el hallazgo ocurrido en 1999 cuando una expedición formada por argentinos y extranjeros se ocupó de recuperar la historia, encontrándose con estos pequeños cuerpos conservados naturalmente.

En el segundo piso del museo, el paseo recibe al visitante imponiendo respeto ante todo. Se trata de fotografías y reliquias consideradas sagrados por culturas ancestrales, y sobretodo, personas, que merecen ser “presentadas”, mas no “exhibidas”, como dirá una antropóloga salteña.

En un rincón de la sala, junto a una ventana en la pared, hay un pequeño botón que debe presionar quien desee verla. Es una reina en cuclillas, detenida en un gesto que la imaginación no puede alejar del miedo, iluminada en su aposento de cristal por unos minutos.

La imagen impacta. La prohibición de tomar fotografías dentro del museo impide mostrar aquí mucho de lo que se expone, salvo algunas imágenes del sitio oficial y otras que CRÓNICAS MÓVILES recogió en los valles Calchaquíes.

El que pueda acercarse hasta allá en algún momento, no debiera perderse este paseo por el pasado. Sus razones no pueden medirse con la tabula del hoy, sino simplemente contemplarse, para conocer nuestras raíces más profundas.

* Una postal de mi viajecito, publicada en Crónicas Móviles

3 thoughts on “Las momias de Llullaillaco *

  1. Felicitaciones por tu blog, Celilia. Desde Colombia te comento que los niños de Llullaillaco me produjeron emoción y respeto, y deseos de volver a Salta, donde estuve en 1983 (mucho antes del descubrimiento de los niños sacrificados).

  2. Felicitaciones por tan poetico retrato de esta tesoro hsitorico. la verdad que como Salteña y amante de la historia me enociona en lo mas profundo tu mirada de nuestars momias.Asi como impacta su histotia tambien impacta la magia que las rodea y qeu aun hoy sigue preesente en las salas del MAAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s