Ensayo métodos para morir

solcitoEscribo. Dejo de lado el cielo, busco la tierra, me siento en el aire. Vuelo. Con la vista perdida en la espera, transcurro suavemente… largamente. El verano tiene poco de apetecible en la mitad del dìa, cuando el cansancio hace una curva y amenaza con torcer el rumbo de los pies hacia ese instante de infinita paz. Pero para eso habría que volar también (sólo una hora). Mientras, reclamo al mundo el fin de las sandalias, de la comida chatarra, del insomnio y el sueño confundidos en el reloj. Y también del asco, la frustración y levito en el anhelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s