Harry Potter y el Cáliz de Fuego

La cara de sorpresa de este chico en todo momento es el regalo extra de la película. Y esto porque me imaginaba, paralelamente, cómo sería un Harry (o un Enrique) argentino. Por ejemplo: cuando es elegido para participar del Torneo de Tres Magos -el eje del libro- el Harry inglés tiene un susto inimaginable; sus compañeros, en vez de considerarlo un “ganador” por tener 14 años y competir con chicos de 17, lo tildan de farsante y se burlan de él. Acá, Enrique habría sido el ídolo de la clase, tendría a todas “las minitas” encima, y por supuesto, podría no estudiar el resto del año y vivir haciéndole guiños de ojos a los profes. Pero no, el blanquito y miope aprendíz de mago de allá, se las ve negras para conseguir compañera en el baile de Navidad, y para colmo, quien aparenta ser un maestro amigo, en realidad quiere eliminarlo. Pobre Harry. De haber nacido en Argentina, sólo habría saltado a la fama por ser el más “picante”, y antes que siete libros, hubiera protagonizado la tapa de alguna revista top.

Imágenes del estreno en Córdoba en
http://www.lavozdelinterior.com.ar/harry/1.htm

One thought on “Harry Potter y el Cáliz de Fuego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s