Disculpá, ¿acá hay conexión?

De julio siempre me he llevado recuerdos fuertes. Quizás porque fue época de exámenes, porque un 3 nació mi primera sobrina, porque el 2 una “hermana” que se equivocó de cuna y vivió en Villa María por 17 años hasta que la vocación nos imantó.

Quizás porque el mes de julio representa muy bien el frío que tanto me gusta y me cansa. Porque julio se parece mucho a la soledad.

Esta mañana, junto a la nueva compañera de Aventuras de Chatrán nos fuimos a recorrer  lugares de la city cordobesa con Wi Fi. Para probarla a ella, para probarme a mí, que hace mucho tiempo no veía al sol saludarme sin ser un ícono animado.

Sentada en el bar que más me gusta, empecé a extrañar. A nadie en particular, y a todos en general. Eran las 11 de la mañana y las mesas marrones solo repetían el eco de un teclado. Había grupos, pero había más personas solas en espacios para cuatro.

Claro, había Red y funcionaba muy bien. Pero ¿había conexión? Había gente chateando y mirando las pantallas. Había varias laptops último modelo y algunas palmiras (como dice Jess) encandilando el aire.

Siempre he pensado que este invento de Internet y sus gadgets tienen una finalidad bastante esencial de fondo: unir personas. La realidad demuestra que hay un afán por reunir contactos en el MSN; que nos metemos a Second Life para conocer personas, a Twitter para saber de otros, a Pownce de los colegas más cercanos (en mi caso)…

Y me quedé pensando cómo esa unión virtual, que a veces es tan fuerte, que parece tan real, conspira contra los abrazos, los mates, el griterío, las carcajadas y los guiños. Pero de esos que no son íconos animados.

5 pensamientos en “Disculpá, ¿acá hay conexión?

  1. Definitivamente no había conexión. Llegué a este blog por intermedio de otro blog, como todo en este mundo. Muy buenos tus escritos, ya te puse en favoritos.
    En esos lugares se puede decir que es un gran desfiladero de ganado tecnológico, en el cual cada uno intenta mostrar su nueva vaquillona genética traída de Estados Unidos o Europa. Extraño la magia de los bares, del aroma a café y no a batería re calentada. En fin, quizá el día de mañana yo me haga lo mismo, pero mientras tanto al bar voy a compartir un café.
    Saludos
    Alew de http://desafiosdepadel.blogspot.com

  2. Uff, cuanto de cierto tiene esto de las relaciones virtuales… Y aunque aún no había intentado escribir al respecto, tiene mucho que ver con lo que me está sucediendo… Con eso que me hace estar posteando tan poco, y con tan poca elaboración. Necesitaba más mates y abrazos, que post y comments.. es así! (Ahora posteo, je) ;)

  3. Deberíamos organizar una Mateada WiFi con abrazos incluídos… jeje.
    Creo que si no hay un traslado de las comunidades virtuales, a las reales.. en vano es el esfuerzo de “unir”.
    Muy buen post, Ceci!

  4. Desde tiempos lejanos que mi misión, mental mas que nada, es unir.
    Creo que los arrebatos individuales apenas sirven para ganar un partido de futbol o de tennis.
    Pero Internet me está aislando y, curiosamente, conozco mucha gente.
    Pero hoy, conocer es contactar.
    Hasta incluso, creo que si nos vieramos todos estaríamos en un gran galpón con noteboooks.

    Todo puede cambiar.
    ¿No?

    niñoespina

  5. muy bueno!!! te hace pensar… y te dan ganas de desconectarte… pero, me tiene enganchado el internessss asi ke mejor sigo navegando y chateando.
    muy bueno el blog!, saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s